Pulverizadores agrícolas: ¿cuál elegir para aplicar los fitosanitarios?

Pulverizadores agrícolas: ¿cuál elegir para aplicar los fitosanitarios?

Mantener los cultivos de cereal libres de enfermedades, plagas y malas hierbas es el principal objetivo de todo agricultor. Por ello ya te hemos hablado con detalle en Syngenta de algunas de las más comunes, como por ejemplo la roya o el vallico. Cómo identificarlas o cómo controlarlas han sido objeto de nuestra explicación, así como los tratamientos más eficaces con fungicidas como ELATUSTM Era o uno de los mejores herbicidas para quitar las malas hierbas, como es Axial Pro. Sin embargo, hoy queremos mostrarte que, tras la importante decisión de elegir el tratamiento, también es necesario que sepas cuáles son los pulverizadores agrícolas más adecuados para la aplicación de fitosanitarios en tu explotación de cereales.

 

Tipos de pulverizadores agrícolas para aplicar los fitosanitarios

Los pulverizadores son máquinas capaces de hacer tratamientos fitosanitarios uniformes y homogéneos sobre los cultivos. Además, constituyen un eslabón importante junto con la elección del producto, la dosis y el momento de aplicación. Así lo afirma el propio Ministerio de Agricultura en su Guía de Buenas Prácticas sobre la maquinaria de aplicación de fitosanitarios.

Vamos a ver los tipos de pulverizadores agrícolas más comunes y cuáles son los óptimos para las explotaciones de cereal:

  1. Pulverizadores hidráulicos

Es el pulverizador agrícola más utilizado por los profesionales del campo. ¿Por qué? Por su gran versatilidad para aplicar productos herbicidas, fungicidas e insecticidas en diferentes cultivos.

  • Funcionamiento: pulveriza un líquido en base a la presión en las tuberías de distribución, que al salir por un estrechamiento o boquilla se divide en gotas. Además, en estos equipos la presión y la población de gotas están directamente relacionadas, por lo que si se aumenta la presión se aumenta el canal del líquido pulverizado, disminuyendo el tamaño de las gotas.
  • Tipos de pulverizadores hidráulicos: pueden ser autopropulsados, cuando el tamaño de la cuba supera los 4.000 litros; suspendidos, cuando tiene menos de 1.000 litros de capacidad; y arrastrados, cuando la cuba puede acoger entre 1.000 y 4.000 litros.
  • Avances en el depósito: si hace años los depósitos eran de chapa galvanizada o fibra de vidrio, hoy en día se utilizan más los materiales plásticos como el polietileno por su gran resistencia a la corrosión.
  1. Pulverizadores hidroneumáticos o atomizadores

El pulverizador hidroneumático no es más que la asociación a un pulverizador hidráulico de un ventilador para producir una corriente de aire de gran caudal, lo que como resultado da un atomizador. Se trata de una máquina que también se emplea para la aplicación de insecticidas y fungicidas, pero a diferencia de los pulverizadores hidráulicos se utiliza sobre todo para cultivos arbóreos, no para cereales.

Tipos de boquillas en los pulverizadores agrícolas

Pero no queremos terminar sin hablarte de los tipos de boquillas por los que se dispensa el producto, ya que tan importante es la elección del pulverizador como de la boquilla de pulverización:

  • Cónicas o de turbulencia: producen una gota fina y son adecuadas para las aplicaciones en las que se persigue una fuerte penetración y cobertura.
  • Abanico o chorro plano: producen gotas de tipo medio.
  • Deflectoras o de espejo: producen gotas gruesas y son adecuadas para trabajar con herbicidas de acción sistémica en bajo volumen de agua.

En todo caso, es crucial seleccionar una boquilla de baja deriva, capaz de minimizar el desperdicio de producto por el aire durante la aplicación. Con las boquillas de baja deriva ganaremos en eficiencia y obtendremos mejores resultados, a la par que conseguiremos un ahorro económico.

Y tras ver los dos tipos principales de pulverizadores agrícolas, así como las boquillas, se puede concluir que el más adecuado para la aplicación de fitosanitarios en cultivos de cereal es el hidráulico. Por otra parte, debes saber que la norma UNE-EN 137990 está dedicada al procedimiento de inspección de pulverizadores en uso y lo que persigue es comprobar que el pulverizador está en condiciones y no supone peligro para el aplicador y/o para el medio ambiente.

 

Dejar un comentario