¿Cómo elegir la boquilla pulverizadora de fitosanitarios correcta?

Necesitas realizar un tratamiento fitosanitario a tu cultivo y ya has elegido el producto y el tipo de pulverizador agrícola más adecuado. Sin embargo, ¿sabes cuál es la boquilla pulverizadora correcta para su aplicación? Pues se trata de uno de los aspectos más importantes, ya que de su elección dependerán varios aspectos, como por ejemplo el bajo desperdicio del producto por el aire, que redundará en una mayor eficacia y en un ahorro económico. Pero vamos a ver con detalle cómo elegir la boquilla pulverizadora de fitosanitarios más adecuada.

Tipos y usos de boquillas pulverizadoras de fitosanitarios

Los tipos de boquillas pulverizadoras de fitosanitarios más habituales son las siguientes:

-Boquilla de abanico

Este tipo de boquilla forma un patrón estrecho en forma de ‘V’ invertida. Consigue un reparto uniforme del producto y por lo tanto realiza una pulverización bastante eficaz. Generalmente proporciona gotas de tipo medio, lo que la convierte en la más indicada para la aplicación de herbicidas selectivos. Dentro de la boquilla de abanico tenemos que destacar:

  • Boquilla de abanico de baja deriva: está específicamente diseñada para reducir la deriva, que se define como el conjunto de todas aquellas gotas procedentes de la pulverización que no alcanzan su objetivo, sobre todo por el viento. De esta manera se minimiza el desperdicio de producto, se gana eficiencia en el tratamiento y se consigue un ahorro económico. Se utiliza sobre todo en tratamientos de post-emergencia y también en los preventivos.

-Boquilla deflectora o de espejo

El producto sale en chorro a través de un pequeño orificio que choca contra una superficie inclinada, rompiéndose en infinidad de gotas gruesas que salen proyectadas formando un amplio ángulo hacia el suelo. Son boquillas de baja deriva adecuadas para trabajar con herbicidas de acción sistémica en bajo volumen de agua. Un aspecto importante es que hay que dejar de utilizarlas cuando se desgastan, ya que pueden producir un reparto irregular.

-Boquilla de aire inducido

Se trata de una boquilla que reduce al máximo los riesgos de la deriva. Cuenta con dos orificios, el primero mide el caudal de líquido y el segundo es el que forma el patrón de aspersión. Entre ambos hay un aspirador de aire que lo lleva al interior de la boquilla para mezclarlo con agua. Se producen así gotas gruesas y llenas de aire que se rompen al chocar contra las hojas, lo que proporciona una mayor cobertura. Esta boquilla pulverizadora de fitosanitarios es perfecta para aplicar herbicidas de pre-emergencia, de post-emergencia y para fungicidas e insecticidas.

-Boquilla crónica o de turbulencia

Proporciona una gota muy fina y puede ser de cono lleno o de cono hueco. Son boquillas ideales cuando se busca una fuerte penetración y amplia cobertura, siendo recomendada su aplicación en tratamientos con insecticidas y fungicidas.

Beneficios de la elección de la boquilla pulverizadora de fitosanitarios adecuada

Cabe destacar que la boquilla es la encargada de controlar la dosis de líquido vertido, la calidad de la distribución, el tamaño de la gota y la cobertura, la distribución sobre el objetivo, el grado de retención de las gotas y el grado de la deriva y pérdidas en el suelo. Por todo ello, entre los beneficios de la elección de la boquilla pulverizadora de fitosanitarios correcta se encuentran:

  • Un máximo aprovechamiento de la cantidad de producto
  • Un ahorro en el esfuerzo empleado
  • Una mayor efectividad del tratamiento
  • Un ahorro económico

Dejar un comentario