Cultivo de girasol en regadío y control de malas hierbas: lo que deberías saber

La tecnología ha avanzado de manera considerable en el cultivo del girasol, tanto a nivel de productividad de las plantas como en lo relativo al control de los agentes externos que afectan su rendimiento. Syngenta fue la primera compañía en desarrollar híbridos con tolerancia genética a los herbicidas más completos para el control de las malas hierbas. En este caso, las plantas con tecnología Clearfield© o tolerancia a Express™ resultan una solución perfecta para cosechas muy productivas y sin problemas asociados al cultivo.

Las mejores tecnologías para el control de malas hierbas en el cultivo del girasol

Existen muchos herbicidas en el mercado para utilizar en cultivo de girasol en regadío y secano. Sin embargo, el control de malas hierbas más efectivo se produce con los productos más innovadores, la tecnología Clearfield© (Imazamox) y la tolerancia a Express™. Es importante que sepas que no todas las semillas y plantas de girasol ofrecen la misma tolerancia a estos herbicidas. De hecho, las variedades que no están claramente identificadas como tal pueden amarillearse de forma importante y ver mermado su crecimiento notablemente. En ese sentido es importante que elijas las semillas seleccionadas que incluyan los sellos que indican la tolerancia de esa variedad a dichos productos.

Si quieres asegurarte un cultivo del girasol en las mejores condiciones recuerda siempre elegir semillas seleccionadas y apostar por los productos más innovadores y eficaces. Las soluciones de la tecnología Clearfield© o el herbicida Express™ suelen ser dos opciones muy recomendadas.

Nota importante. Es fundamental tener en cuenta que los herbicidas asociados a cada tecnología solo deben ser aplicados a las variedades así identificadas ya que de lo contrario podrían causar daños en la planta.

Ventajas de apostar por la tolerancia Express™ (híbridos HTS)

Express™ se ha consolidado como uno de los mejores productos de amplio espectro para el control de malas hierbas de hoja ancha en las variedades diseñadas con esa tolerancia. Recuerda, además, que la aplicación para que sea efectiva debe aplicarse cuando el girasol tiene entre 2-8 hojas.

Ventajas de utilizar la tecnología Clearfield©

Control de la mayor parte de malas hierbas de hoja estrecha y hoja ancha del cultivo del girasol en secano y regadío.

Favorecer el potencial varietal por la eliminación de la competencia ejercida por las malas hierbas.

Control efectivo de todas las variedades de jopo.

Posibilidad de adelantar la siembra del girasol consiguiendo incrementar tanto la producción como el contenido graso.

Girasol en regadío + tecnología de control de hierbas: el acierto seguro

Aunque es habitual el cultivo en secano, el girasol es una de esas plantas que se dan muy bien en regadío. De hecho, se trata de una de las soluciones más rentables.

El cultivo del girasol en regadío resulta muy eficiente por sus necesidades de agua relativamente bajas. De hecho, en algunos casos es suficiente con un par de riegos en el momento adecuado. El aporte de agua se hace especialmente necesario entre la floración y el llenado del grano de la planta. A partir de la coloración amarilla del dorso es cuando se debe finalizar el riego ya que el grano ya está lleno y es necesario que pierda la humedad. Siguiendo estas recomendaciones y eligiendo variedades con alto potencial productivo podemos conseguir una alta rentabilidad con el cultivo de girasol.

Si te decides a elegir el cultivo de girasol con regadío utilizando las semillas seleccionadas identificadas como tecnología Clearfield© la densidad de plantas adecuada está entre las 80.000 y 95.000 por hectárea.

Dejar un comentario