Cómo una mejor gestión del suelo puede ayudar frente al cambio climático

asdf

El cambio climático está trastornando la agricultura en todos los rincones del mundo, desde sequías o inundaciones que dañan los cultivos hasta mareas crecientes que amenazan a las comunidades rurales. La agricultura intensiva sostenible tiene un papel importante que desempeñar para reducir los efectos del aumento de las temperaturas. Al mejorar la fertilidad del suelo, mejorar la biodiversidad y crear paisajes conectados, podemos ayudar a los productores a adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas.

La gestión responsable del suelo hace que la agricultura sea más resistente a las causas y los efectos del cambio climático. El suelo es un área importante de almacenamiento de carbono en nuestro ecosistema. Pero cuando el suelo se degrada o se altera, el carbono se libera a la atmósfera y se convierte en un gas de efecto invernadero.

En el marco del plan de compromisos con la sostenibilidad “The Good Growth Plan”, se incentivan las actividades que promueven la fertilidad y la salud del suelo, a la vez que ayudan a reducir, capturar y almacenar carbono de manera más efectiva. Por ejemplo una de las formas de evitar que el carbono se libere del suelo es a través de prácticas de agricultura de conservación, como perturbación mínima del suelo, cobertura permanente del suelo (por ejemplo, residuos de cultivos o cultivos de cobertura) y rotación de cultivos. No labrar el suelo también evita el paso de maquinaria pesada en el campo que quema combustibles fósiles. Esto significa que los agricultores pueden cultivar más, manteniendo el carbono en el suelo y liberando menos emisiones de combustible en el aire.

Las fuertes lluvias, las inundaciones y la sequía pueden alterar la naturaleza física del suelo, haciéndolo susceptible a la escorrentía y la erosión. Nuestro trabajo para mejorar la biodiversidad de los entornos agrícolas, como la plantación de árboles y otros márgenes de campo, ayuda a que la estructura del suelo sea más resistente a los efectos del clima severo. Como parte de los compromisos adquiridos en el Good Growth Plan, está la mejorara de la fertilidad de 10 millones de hectáreas de tierras de cultivo para el año 2020 – una superficie del tamaño de Islandia.

 

El potencial del “Open data” en agricultura

asdf

Todos los días, los agricultores usan datos para tomar decisiones sobre su explotación. Los pronósticos meteorológicos les ayudan a decidir cuándo y qué decisiones son importantes alrededor de su cultivo. El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) ayuda a dirigir su maquinaria de la manera más eficiente a través de sus terrenos. La información sobre la eficacia de los insumos que utiliza puede ayudarle a decidir cómo tratar las plagas y las enfermedades. Cuando se obtiene toda esta información a escala masiva, puede ser muy valiosa.

Transformar enormes cantidades de datos en conocimiento e información requiere tiempo y experiencia. Desde 2014, en Syngenta hemos recopilado y publicado una amplia gama de datos sobre los seis compromisos de nuestro Plan de sostenibilidad The Good Growth Plan, cuyo objetivo es hacer que la agricultura sea cada vez más sostenible. Se realiza un seguimiento del progreso de nuestro compromiso y se recopila información sobre la eficiencia agrícola en más de 3,700 explotaciones en 42 países de todo el mundo. Esto significa que los agricultores dentro de nuestra red de productores de referencia monitorizan la cantidad de agua, tierra, fitosanitarios, combustible y mano de obra necesaria para producir su cosecha y conocer incluso también la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que pueden llegar a evitar.

Estándares de mejores prácticas

En Syngenta trabajamos con el Open Data Institute (ODI) para aplicar los estándares de mejores prácticas a los datos para hacerlos utilizables y además puedan ser compartidos. Con el tiempo, esto significa que todos los datos que publicamos de forma abierta están certificados por este estamento. Es la primera vez que una organización comercial hace pública este tipo de información a nivel de cultivo, incluida la eficiencia de los recursos utilizados.

Desbloquear el potencial de los datos abiertos

Ayudamos a los agricultores de nuestra red a comprender sus propios datos agrícolas para ayudarlos a tomar decisiones mejores y más sostenibles. Trabajamos con una agencia de recopilación de datos independiente, Market Probe, para recopilar y analizar sus datos y compararlos con los productores de su región. Es este proceso de evaluación comparativa local el que les ayuda a identificar áreas de mejora.

A escala global, el análisis de grandes volúmenes de datos agrícolas puede sacar conclusiones mucho más relevantes que simplemente maximizar los rendimientos. Los datos se pueden utilizar para optimizar la producción de cultivos, el transporte de alimentos y el acceso al mercado: la información puede revolucionar la industria de maneras nuevas e inesperadas. Con el tiempo, a medida que aumenta la cantidad de datos en el sector agrícola, también aumenta la posibilidad de que ayude a alimentar y nutrir el planeta.

En la era de la información de hoy, no se puede negar que los datos desempeñan un papel cada vez más importante en la comprensión y el enfrentamiento de los desafíos del mundo. Compartir nuestra información abierta sobre agricultura es nuestra contribución al desarrollo de un enfoque colaborativo e imparcial, que nos permita contribuir a alimentar a una población en crecimiento.

Conoce aquí nuestros datos Good Growth Plan en abierto.

El silicon valley agrícola en Almería

asdf

Entrevistamos a Luis Martín, responsable de semillas hortícolas de Syngenta en España y Portugal.

¿Qué están buscando los consumidores hoy día en cuanto a los vegetales que compran?

Si nos referimos exclusivamente al consumidor, las demandas no han cambiado mucho en los últimos años, el mito de la falta de sabor sigue siendo quizá lo más demandado. Pero cada vez más también los formatos y presentaciones del producto que facilitan el consumo, como el “ready to eat” o lo que llamamos nosotros cuarta gama, que son las bolsas listas para comer de las distintas variedades de hoja o los tomates o mini pepinos snack, .

El reto en este sector donde prima la innovación es satisfacer la demanda del consumidor eso está claro, pero también de cada uno de los eslabones de la cadena agroalimentaria. Eso es algo que incluso el propio consumidor desconoce. A la hora de desarrollar nuevas variedades, no podemos olvidar al agricultor que generalmente busca más productividad y resistencias a plagas y enfermedades, ni a los productores exportadores que quieren más vida media del fruto o a los supermercados que exigen también fruta relucientemente protegida pero sin residuos y máxima vida en el lineal.

 

¿Cuáles dirías que son los principales retos al que se enfrenta el sector hortofrutícola almeriense hoy día?

La mayoría de la gente del sector te diría que principalmente están relacionados con la volatilidad de los precios de los cultivos. En mi opinión, el gran reto de la agricultura almeriense hoy en día está en hacer comprender a determinados sectores de la sociedad, lo que aquí se ha conseguido hacer y lo que es más importante, como lo hemos conseguido hacer. Aún hay una gran masa social, principalmente urbana, que no comprende que Almería se ha convertido en la principal región productora y exportadora hortofrutícola europea gracias principalmente a la aplicación de nuevas tecnologías de mejora genética vegetal y gestión integrada de los cultivos y por supuesto de una profunda profesionalización del sector.

Cada vez hay más consolidación en todos los niveles de la cadena, desde la producción hasta la distribución. ¿Qué supone este nuevo panorama para los productores y cómo tienen que adaptar su forma de trabajar para enfrentarlo?

La consolidación de las empresas no necesariamente tiene que implicar una nueva forma de trabajar. No estoy seguro de que esto vaya a suponer un cambio radical para los productores. Lo importante es que esa consolidación no impida una competencia que permita dinamizar, ampliar la oferta y seguir generando soluciones innovadoras. En determinados aspectos creo que incluso puede aportar ciertos beneficios a la cadena a la hora de simplificar y reducir la complejidad del sector en general.

Producir más comida, con menos recursos, que se adapte a las expectativas de todos los agentes de la cadena de valor es un desafío formidable. ¿Crees que hay suficiente colaboración entre los distintos enlaces de la cadena para conseguir este reto o todavía se podría mejorar la cooperación?

Indudablemente la colaboración en pro de la sostenibilidad es y será siempre insuficiente. Si bien en los últimos años está mejorando notablemente. En nuestro caso lo hemos experimentado con nuestro plan de compromisos con la agricultura sostenible para el 2020. Lo que denominamos The Good Growth Plan, y se lanzó en el año 2013. Hoy ya tiene más de 3.600 productores contribuyendo a nivel global. Solo en España, dentro del compromiso de extender la biodiversidad, la colaboración de productores y distintos agentes de la cadena han permitido que se extiendan prácticas agrícolas de biodiversidad en 3.000 hectáreas de campos de cultivo intensivo.

Comunidad de abejas asociadas a las cubiertas vegetales del olivar

asdf

En el olivar, como en otros agro ecosistemas, las nuevas políticas dirigidas hacia la sostenibilidad del cultivo están enfocadas al mantenimiento de la biodiversidad mediante la reducción del uso de fitosanitarios al mínimo necesario y a la conservación de las infraestructuras ecológicas dentro y fuera del cultivo.

Entre las infraestructuras más estudiadas en el agro ecosistema del olivar se encuentran las cubiertas vegetales, las cuales proporcionan importantes servicios eco sistémicos como el reciclado de nutrientes o la retención de la erosión (Gomez et al., 2009). La presencia de especies vegetales diferentes al cultivo aporta importantes recursos a la artrópodo fauna presente como polen, néctar, refugio y huéspedes alternativos, por lo que se ha comprobado que juegan un papel importante en el incremento y conservación de los enemigos naturales de diferentes plagas que afectan al olivar (Rodriguez et al., 2012; Paredes et al., 2013; Porcel et al., 2016). Sin embargo, poco se sabe del papel de estas infraestructuras en la conservación de los insectos polinizadores en el olivar, los cuales son un grupo de organismos de extraordinaria importancia para la conservación de los agro ecosistemas, ya que, además de ser esenciales para la polinización de numerosos cultivos, son indicadores del grado de complejidad ambiental, del nivel de preservación de la vegetación natural y del grado de deterioro de ciertas áreas (Quaranta et al., 2004). La pérdida de polinizadores salvajes esta siendo compensada con Apis mellifera, aunque se ha demostrado que los polinizadores salvajes son más efectivos (Garibaldi et al., 2013). Asi pues, se están realizando grandes esfuerzos para recuperar las poblaciones de los polinizadores salvajes en los agro ecosistemas donde se ha observado que la conservación de la vegetación nativa existente en los alrededores de las áreas cultivadas es esencial para mantener poblaciones estables de los mismos, ya que les proporcionan alimento, lugares de nidificación y otros recursos indispensables para su supervivencia (Carvalheiro et al., 2012).

Entre los diferentes grupos de polinizadores, las abejas son consideradas las más eficientes y su diversidad depende de las características ecológicas de cada área. La atracción que las flores ejercen sobre los polinizadores está influenciada por los compuestos volátiles que éstas emiten, el color, la disponibilidad de polen, la forma floral, la concentración de azúcares y néctar o diferentes combinaciones de estos factores (Pecetti et al., 2002). Por todo ello, y desde el punto de vista de su conservación, es muy importante conocer las relaciones específicas entre las flores y las abejas, lo que permitirá determinar los hábitats más adecuados para mantener su comunidad (Blaauw y Isaacs, 2014).

El objetivo de este trabajo es determinar las familias y géneros de abejas asociadas a la cubierta vegetal (natural y sembrada) existente entre las calles de los olivos y conocer las interacciones entre ellas y las especies vegetales presentes.

Ver el estudio completo

Un año más en Fruit Attraction

asdf

A las puertas de una nueva edición de Fruit Attraction hablamos con David Bodas, responsable de las relaciones con la cadena de valor en la unidad de Semillas hortícolas de Syngenta.

Food Chain Manager Syngenta

Entre otras cosas, Syngenta celebra en esta edición el 150 aniversario en el sector de la semilla ¿Cómo empezó todo?

 Sluis and Groot, fue la primera empresa madre que se inició en la producción de semillas. Se fundó en los Países Bajos en 1867, como exportadora de semillas de col. Sluis y Groot pasó a formar parte de Zaadunie, que fue adquirida en 1980 por Sandoz. Esta y Ciba se fusionaron a su vez en 1996 para formar Novartis. Finalmente en el 2000, las divisiones agroindustriales de Novartis y Astra Zeneca se fusionaron para formar Syngenta.

 ¿Qué se ha conseguido desde entonces?

 Actualmente, Syngenta es una de las principales empresas mundiales de semillas hortícolas, con 30 especies de cultivo y más de 2500 variedades. Somos 2.400 empleados en todo el mundo dentro de la unidad de semillas hortícolas. Durante generaciones, hemos estado innovando para satisfacer las necesidades de los agricultores de todo el mundo. Hoy, más que nunca, estamos centrados en llevar esta innovación a nuestros clientes y a toda la cadena de valor para ayudar a satisfacer la demanda del consumo de fruta y verdura de alta calidad, sabrosas y nutritivas, y disponibles todos los días del año.

 En España en particular ¿cómo se ha desarrollado la empresa?

España es uno de nuestros territorios clave donde centramos una parte importante de nuestra presencia e inversión dado su potencial como principal proveedor y exportador europeo de fruta y verdura. Aquí tenemos dos centros de investigación y desarrollo localizados en El Ejido, Almería y Torrepacheco, Murcia. En conjunto en España la investigación y desarrollo de semillas hortícolas está centrada principalmente en los cultivos de tomate, pimiento, pepino, verdura de hoja, melón y sandía. Fruto de esta apuesta por la investigación son el conocido tomato Kumato®, la gama de especialidades de tomate de “El Reino de los sabores” de tomates para consumo como “snack” y múltiples recetas, o las sandías rayadas sin pepitas como “Red Jasper” y “Kasmira” o el lanzamiento dentro de melón piel de sapo de “Airén”.

Las semillas de hortícolas y en particular de tomate y pimiento, están incluidos dentro del programa de compromisos The Good Growth Plan” que Syngenta puso en marcha en 2013.

Con esto se pretende aumentar la productividad de estos cultivos en un 20% hasta 2020. Uno de cada seis tomates en el mundo es fruto de la innovación y el desarrollo de Syngenta en este cultivo.

 ¿Qué estrategia se ha seguido en la compañía?

En Syngenta, innovamos en el beneficio de todos los actores de la cadena alimentaria, aportando soluciones para cada eslabón de la cadena, desde el agricultor, procesadores, almacenistas, distribuidores, Gran Distribución y puntos de venta, hasta el consumidor final. Como base de esta estrategia se creó un equipo dedicado exclusivamente a todos los actores de la cadena. Se creó para aproximar a nuestros clientes a diferentes puntos de cadena alimentaria y apoyarles en el desarrollo de los proyectos, para poder cubrir las necesidades y requisitos de la Gran Distribución, y poder ofrecer soluciones innovadoras y sostenibles desde nuestro Departamento de I+D a un mercado que está en constante evolución.

Quisiera hacer una mención especial, dentro de nuestra estrategia a nuestra aportación a extender una agricultura más sostenible. Somos una empresa que actualmente incorpora en su oferta a los distintos protagonistas de la cadena proyectos enmarcados dentro de nuestro plan de compromisos 2020 llamado The Good Growth Plan. Entre ellos destacan los relacionados con la extensión de la biodiversidad (Operación Polinizador), la de formación a productores en buenas prácticas y uso seguro y la gestión del agua.

¿Cuáles son las prioridades de este equipo?

Nuestras prioridades incluyen reforzar nuestras acciones con nuestros partners a lo largo de toda la cadena. Esta es la principal razón por la cual nuestro equipo de “Value Chain Managers” está creciendo en los últimos años. También tenemos como prioridad una mejor integración de las necesidades de nuestros clientes a través del desarrollo de su portfolio varietal así como trabajar conjuntamente en soluciones que aporten valor añadido y diferenciación en el mercado, hacia el consumidor final.

Y la tercera prioridad del equipo es fomentar la colaboración e intercambio de información así como la búsqueda de sinergias entre los equipos de I+D y los equipos comerciales a lo largo de la Cadena de Valor. Debemos adaptar nuestro portfolio de variedades para poder satisfacer las necesidades de nuestros clientes y del resto de la Cadena de Valor en cada uno de los segmentos del mercado, y para ello es necesario esta colaboración a distintos niveles y de distintos equipos, para que todos nos encontremos hablando de lo mismo y sigamos el mismo camino.

¿Tenéis algún caso de proyectos que hayan finalizado bien?

 Entre nuestras últimas especialidades tenemos “Crisp Delight” una sandía ultrafirme que fue nominada este año para los “Innovation Awards” de Fruit Logistica 2017, como respuesta a una creciente demanda del mercado en la categoría de fruta cortada.

Dentro de la categoría de especialidades de tomate, Syngenta ha introducido las variedades Nebula, Funtelle, Ivorino, Angelle y Sweetelle. Nebula, es un tomate cherry redondo con 30-35 mm de diámetro y 20-25 gramos de peso, con un bonito color rojo. Su especial combinación de contenidos en azúcares (11-12%) y ácidos orgánicos, junto con su jugosidad y textura crujiente, lo convierten en una explosión de sabor para el consumidor y en un tomate con diferentes posibilidades culinarias y se está comercializando actualmente en varias cadenas en España y en Europa. También hemos lanzado Ivorino, que inició su vida comercial en 2016, con un color amarillo pálido y para consumo como snack y que tiene un sabor “electrizante”, es diferente. Dentro del segmento del snack, tenemos también variedades bien conocidas en el mercado del cherry pera por su alto sabor, como son Angelle y Sweetelle. Por otro lado, tenemos Funtelle, que se ha introducido a principios de 2017, dentro de la categoría de tomates rojo baby plum, para su consumo como snack y con sabor, y se trata de una variedad muy adaptada al cultivo hidropónico tanto en condiciones de calor como de frío.

En Pimiento California para cultivos de invierno, tenemos 2 variedades en rojo, Miyabi y Kyabi, , que actualmente están siendo un éxito en Almería por su atractivo aspecto externo y la doble resistencia a nemátodos y a oidio. Además, estos pimientos nos permiten debido a estas características, cultivarlos en temprano bajo condiciones normales o para cultivos en ecológico, que tanta demanda están teniendo actualmente.

A nivel de Lechuga, seguimos con el desarrollo de productos que nos diferencien en el mercado, como es el caso de Crispita, para cultivo de hoja, de color verde oscuro, muy crujiente en boca, mejor sabor y con la que hemos aumentado la vida útil de este tipo de productos. Esta variedad, así como el resto de nuevas variedades que se están desarrollando son buenas para la categoría de ensaladas de IV gama, ya que mantienen por más tiempo su volumen debido a la estructura de las hojas en el interior de las bolsas de ensalada.

Syngenta continúa ampliando su portfolio de variedades con valor añadido a nivel de innovación y productos diferentes, como las nuevas coles de Bruselas floradas o abiertas, en colores verde y púrpura, así como otra variedad con la hoja rizada, que se denominan Frisetta. También tenemos las coliflores de colores, blanca, amarilla, naranja, verde y púrpura. O Monflor, el nuevo brócoli multiflorado, que puede tener usos diversos, para consumo en fresco, para IV gama o para procesado en la industria del congelado. En este caso último se ha desarrollado una máquina específica para cortar los floretes y automatizar al máximo este proceso.

Mejora vegetal para optimizar el uso del agua

asdf

Por Robert Bensen, Ph.D., Trait Genetics Lead, Syngenta.

Los agricultores piensan en el agua todos los días, no sólo porque es necesaria para conseguir buenas cosechas, sino porque además es claramente un insumo extremadamente impredecible. A esta complejidad le añadimos el hecho de que el mundo necesita producir más alimentos con un recurso natural que ya sabemos que es finito. Esta paradoja es una motivación especial para los investigadores en Syngenta, ya que nos esforzamos por hacer cultivos más eficientes, uno de los seis compromisos que componen nuetsro plan de sostenibilidad agrícola global, The Good Growth Plan.

Una de las tecnologías que está claramente dirigida a mejorar la eficiencia de los cultivos son los nuevos híbridos de maíz optimizados para reducir el uso de agua, los denominados Agrisure – Artesian©. Estos híbridos utilizan el agua más eficazmente, ayudando a los agricultores a manejar mejor la imprevisibilidad del clima.

Los híbridos de tecnología Artesian son el resultado de un proceso de investigación y desarrollo único que permite hoy en día a los investigadores seleccionar genes de origen natural en el maíz que se han visto ayudan a la planta a regular su uso del agua. Dado que la sequía provoca un tipo de estrés vegetal muy complejo, desarrollar maíz optimizado para su consumo de agua requiere que estudiemos con detenimiento cómo este estrés hídrico afecta al maíz a nivel genético. Al hacerlo, hemos podido identificar múltiples genes (originales de la planta de maíz) que ayudan a la planta a manejar el agua durante todo su ciclo. Estos genes son luego multiplicados en híbridos de maíz, resultando un cultivo más eficaz en cuanto a su consumo de agua.

Cuando estos híbridos fueron estudiados en más de 1.000 ensayos en 2012, no teníamos ni idea de que en ese mismo verano tendríamos una de las peores sequías de las últimas décadas. Estas condiciones extremas realmente pusieron a prueba a nuestros híbridos. Bajo las peores condiciones, la producción fue casi un 50 por ciento más alto comparándolos con otros híbridos.

syngenta-corn2-657x400

Híbrido de maíz Artesian a la derecha – Slater, Missouri (2014)

Si bien la sequía en las campañas subsiguientes ha sido menos pronunciada, la falta de lluvias sigue afectando a los agricultores cada año. Tampoco se necesita una sequía de alto impacto para afectar negativamente el rendimiento de los cultivos, tan solo unos días de lluvia insuficiente pueden afectar de forma negativa. Los híbridos Artesian incorporan múltiples genes que ayudan a la planta a soportar estos tipos de escenarios.

Hay una diferencia importante entre la optimización del agua y la tolerancia a la sequía en los cultivos. Cuando hablamos de tolerancia a la sequía, nos referimos a una estrategia defensiva contra el riesgo de sequía, a menudo a expensas de un rendimiento superior en condiciones óptimas de crecimiento. Pero con la optimización del agua, que definimos como la mayor disponibilidad de agua para el crecimiento del grano, los agricultores pueden cumplir con sus objetivos de producción, independientemente de su situación con el agua. Eso significa que durante un año con óptimas condiciones de cultivo, los agricultores que cultiven este tipo de híbridos se verán menos afectados en cualquier tipo de situación.
Estas tecnologías de hibridación del maíz optimizado han supuesto sin duda un gran avance. Nos abre además un las puertas a seguir investigando en nuevas innovaciones en la edición del genoma que pueden ayudarnos a ir introduciendo con precisión las características deseadas en los cultivos de forma más rápida y eficaz.

La semilla certificada garantiza productividad, calidad y sanidad.

asdf

En España el empleo de semillas certificadas de cereal (trigo, cebada, centeno, avena y triticale) por parte del agricultor cerealista ha sido tradicionalmente muy bajo, pero en los últimos años su uso se ha incrementado alrededor del 10%, como resultado de la verificación por parte del agricultor, campaña tras campaña, de la ventaja en rentabilidad de utilizar semilla certificada y por eso cada año su consumo se está incrementando. La campaña “Recoges lo que siembras” (https://semillacertificada.wordpress.com/), muy enfocada a mostrar la importancia de la semilla certificada de cereal en la rentabilidad del agricultor, también ha tenido una notable incidencia en el aumento de su consumo.

En 2011 se firmaron los convenios de acondicionamiento de grano entre entidades ANOVE-GESLIVE (Asociación Nacional de Obtentores Vegetales y su filial para la gestión de licencias), y las entidades Cooperativas Agro-alimentarias de España, APROSE (Asociación de Productores de Semillas Selectas), ACCOE (Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España, ACML (Associació Catalana Multiplicadors Llavors) y SEMICAN (Asociación Empresarial Andaluza de Productores de Semilla Certificada). A través de este convenio, se facilita la declaración que deben realizar los agricultores que reemplean grano de variedades protegidas para siembra, a la vez que los obtentores renuncian al 50% de las cantidades que deberían ingresar por este concepto. Este 50% que no va a los obtentores, se destina a unos fondos que tienen como objetivos, fundamentalmente, el apoyo a la red GENVCE de ensayos de cereal, y a acciones de información, formación y promoción del uso de semilla certificada.

La utilización de semilla certificada es la solución para aumentar la productividad por hectárea y contribuir a una agricultura innovadora, rentable y sostenible.

La inversión en la mejora genética de variedades de cereal ha supuesto numerosos beneficios: mejorar la resistencia a enfermedades y plagas, adaptar los cultivos a condiciones adversas, facilitar la mecanización, cultivo, transporte y almacenamiento, mejorar la calidad, la adaptación a los procesos de transformación y uso y en suma el incremento de los rendimientos potenciales. Como ejemplo, en los últimos 13 años el rendimiento medio ponderado de las 10 variedades de trigo más sembradas en España se ha incrementado a razón de 26 kg/ha año.

La semilla certificada tiene 3 categorías: G4, R1 y R2.

  1. Las dos primeras (G4 y R1) son producidas por agricultores-multiplicadores que contratan con la industria la obtención de semillas para las campañas siguientes.
  2. La semilla R2 certificada, por su parte, se dedica totalmente a la producción de grano y no de semilla. Esta R2 certificada, ofrece todas las garantías varietales, sanitarias y de calidad.

Es importante recordar que toda semilla certificada lleva su correspondiente etiqueta de identificación.

El proceso de certificación consiste en lo siguiente:

  • Firma de un contrato entre agricultor y multiplicador.
  • Declaración del mismo al organismo oficial de control.
  • Seguimiento de las parcelas a lo largo del ciclo del cultivo (depuración de las mismas en caso necesario, etc.).
  • Comunicación, al organismo oficial de control, al inicio de la recolección para hacer los análisis oportunos.

¿Por qué sembrar una semilla R2 certificada?

Cualquier variedad de cereal, a los pocos años, degenera y disminuye su calidad como semilla, lo que se traduce en menos plantas por hectárea, una merma de productividad, mayor susceptibilidad de tener enfermedades y aparición de plantas que no responden a las características genéticas de la variedad.

La degeneración varietal a la que inexorablemente tienden las variedades de cereal en multiplicación extensiva, por mucho cuidado que se ponga en su cultivo, es debido a:

  1. Causas mecánicas: se producen cuando se siembra una variedad en una parcela que tiene semillas no germinadas de una cosecha anterior, semillas extrañas que puede llevar el abono orgánico, o mezclas de semillas no deseadas, producidas en la sembradora u otros aperos o almacenes del agricultor.
  2. Causas ambientales: ataques de enfermedades por aparición de nuevas razas de las mismas (por ejemplo roya amarilla).
  3. Causas genéticas: se producen cuando en campos próximos se siembran variedades distintas y produce cruzamientos espontáneos entre ambas variedades. Esto no solo se produce entre variedades alógamas (centeno) sino también en variedades autógamas (trigo, avena y en menor proporción cebada). Estos cruzamientos espontáneos producen, en generaciones sucesivas, modificaciones en el tipo de variedad y en las características agronómicas (trigos mochos con espigas barbadas o al revés, etc.)

Las anteriores son razones más que evidentes para aconsejar la utilización de semilla R2 de variedades certificadas.

Además con el precio de su compra, no solo se está adquiriendo la calidad mencionada en el apartado anterior, sino que el precio también repercute en la investigación en mejora genética para la obtención de nuevas variedades más productivas, adaptadas en cada zona y a las condiciones cambiantes de nuestra agricultura. Poner una nueva variedad vegetal en el mercado requiere un periodo de investigación de 10 a 12 años y una inversión 1 a 1,5 Millones de euros.

¿Qué pasará en el mercado Cerealista en el futuro?

Actualmente ya se comercializan cebadas híbridas, introducidas por Syngenta en el mercado español, y en un futuro próximo la oferta se completará con trigos híbridos, que casi con toda seguridad aumentarán su participación en el mercado nacional debido al incremento de producción que supone el vigor híbrido, así como su mayor tolerancia a enfermedades y mejor utilización de nutrientes, entre otros beneficios que podrán ofrecer. Estas semillas no pueden multiplicarse por parte del propio productor, que tendrá que comprar cada campaña la cantidad de semilla que quiera sembrar.

Si durante muchos años ha sido posible poder reproducir la semilla de cereales de una misma variedad año tras año, es gracias a una característica botánica de estas especies, la autogamia. Esto significa que las plantas de cereal se reproducen sin que haya cruzamiento, y por lo tanto las líneas puras casi no degeneran.

En cambio, con las Cebadas híbridas, más productivas que las líneas puras, es inviable utilizar los granos que se obtienen de su cosecha para sembrar, debido a la pérdida del vigor híbrido en la segunda generación y la dispersión de sus características varietales en la descendencia. Ejemplos muy claros de esto son el maíz, girasol y más recientemente la colza, en que la mayoría son híbridos comercializados por las mismas empresas que las obtienen y multiplican.

 

 

Fuentes:

Web de Semilla Certificada (http://semillacertificada.com/).

Web de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE)

Real Decreto 1709/2007 por el que se regula el acondicionamiento de granos destinados a la siembra.

Armonía entre biodiversidad y producción intensiva en Herdade do Pinheiro

asdf

El pasado mes de junio tuvimos la afortunada oportunidad de visitar una de las fincas más espectaculares de Portugal, “Herdade do Pinheiro”.  Se trata de una explotación compuesta por 3.600 hectáreas de bosque mediterráneo (monte, pinos y encinas) y situado a orillas del estuario del Sado. Un ejemplo de como la agricultura intensiva y la biodiversidad pueden convivir en plena armonía.

Herdade do Pinheiro es una de las fincas adheridas a las iniciatvas de incrmentar la biodiversidad del Good Growth Plan. Cuando Stephanie Gicot, administradora de la propiedad, decidió adherirse al proyecto Operación Polinizador en 2016 no se imaginaba la riqueza de insectos polinizadores y de fauna auxiliar que podía llegar a albergar su explotación agroforestal.

IMG_7581Han sido 10 hectáreas de márgenes funcionales, compuestas por una mezcla de especies herbáceas que fueron seleccionadas por Syngenta y Fertiprado específicamente para las condiciones agronómicas de la explotación.

El resultado fue de 160 especies de insectos polinizadores, 72 especies depredadoras y/o parásitos de posibles especies perjudiciales (plagas) y al menos 12 especies de insectos referenciadas por primera vez en Portugal.

“No imaginábamos que teníamos en Herdade tantos polinizadores y menos aún que albergamos 12 especies de insectos endémicos por primera vez en Portugal”, afirma Stephanie Gicot, añadiendo: “en Herdade tenemos una filosofía clara focalizada en la protección de este entorno. Nos preocupa el declive de los insectos polinizadores y pensamos que es un problema que afecta a todos. Como agricultores conscientes que somos creemos que todo lo que podamos hacer para ayudar a incrementar la biodiversidad y atraer a los insectos polinizadores son positivos. Es una situación win-win entre agricultura y medio ambiente.”

Oscar Aguado, entomólogo experto que colabora con Syngenta en la monitorización de las especies de insectos en el ámbito del Operación Pollinator, se muestra sorprendido: «el potencial de esta explotación agroforestal para la conservación y el estudio de la biodiversidad es realmente elevada. Esta propiedad es sin duda de las de mayor interés de las estudiadas hasta ahora en la Península Ibérica en el ámbito del Operation Pollinator », concluye.

IMG_7517

Por parte de Syngenta, Francisco García-Verde, responsable de Sostenibilidad, explica que «el Operation Pollinator está siendo acogido por pequeñas y grandes empresas, como es el caso de Herdade do Pinheiro, así como por asociaciones de Agricultores y entidades científicas que tienen como desafío central el incremento de la biodiversidad ».

En Portugal, Operación Polinizador está siendo implementado también en otras fincas, en particular, como Sogrape, en el Duero, la Quinta do Vilar, en la Beira Alta, la Quinta da Ermegeira, en Torres Vedras, la Quinta da Cholda, la Golegã, y la Quinta dos Cativos, en Odemira.

ASAJA Sevilla y Syngenta: una apuesta común por la sostenibilidad agrícola

asdf

El gran desafío al que se enfrenta la agricultura del s.XXI es encontrar el equilibrio entre una agricultura productiva, de calidad y económicamente viable con un medio ambiente saludable

Cuando se cumplen 40 años desde su fundación, desde Syngenta queremos felicitar muy entrañablemente a Asaja Sevilla por la valiosa labor que realiza día a día en apoyo a los agricultores sevillanos, andaluces y españoles.

Nuestra colaboración se remonta al año 2001 con el proyecto LIFE “Doñana Sostenible” promovido por Asaja Sevilla, en el que Syngenta participó como socio junto con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Federación Europea de Agricultura de Conservación (ECAF). El proyecto supuso un brillante punto de partida en nuestra colaboración y después de los años transcurridos sigue siendo un referente en lo que respecta a la transferencia de las tecnologías sostenibles más innovadoras para la producción agrícola.

Nuestra colaboración ha continuado intensamente a lo largo de los años, en otros proyectos LIFE como el “Humedales Sostenibles” y numerosas iniciativas conjuntas que nos han permitido transmitir al sector agrícola y a la sociedad nuestra visión común de lo que debe ser una agricultura avanzada, defendiendo y apoyando una transferencia eficaz de las últimas tecnologías para hacer realidad el criterio de la FAO de que “Incrementar la productividad de la agricultura es fomentar la sostenibilidad“, como citaba Ricardo Serra, presidente de Asaja Sevilla en un reciente congreso en Bruselas.

Actualmente trabajamos conjuntamente en el desarrollo del “Good Growth Plan”, iniciativa mundial presentada por Syngenta en 2013 que incluye una serie de compromisos de sostenibilidad con unos objetivos concretos:

  1. Contribuir a que los cultivos sean más eficientes: Incrementando la productividad de los principales cultivos en un 20 % haciendo un mejor uso de los recursos naturales.
  2. Recuperar tierras de cultivo: mejorando la fertilidad de 10 millones de hectáreas de tierras cultivables que se encuentran en vías de degradación.
  3. Ayudar al incremento de la biodiversidad: Implantando áreas de biodiversidad en 5 millones de hectáreas de tierra cultivable
  4. Fomentar la transferencia de conocimiento: Impulsando los programas de formación orientados a formar al agricultor en buenas prácticas y uso seguro con el propósito de llegar a 20 millones de agricultores en todo el mundo.

Los resultados de esta colaboración están siendo muy positivos y cada vez son más las explotaciones agrarias sevillanas que incorporan estas buenas prácticas agrícolas en sus cultivos. Hay que destacar la implementación de márgenes florales multifuncionales, atractivos para polinizadores y fauna autóctona, que contribuyen a recuperar la biodiversidad en zonas de cultivos extensivos donde la propia actividad agrícola ha impactado especialmente y que también aportan beneficios para la protección del agua y el suelo.

En palabras de José Fernando Robles, responsable de Asaja Sevilla en el proyecto “ya el año pasado nuestros socios incorporaron más de 3.000 hectáreas de cubiertas vegetales, este año nos hemos centrado en márgenes de biodiversidad en cultivos extensivos en Sevilla llegando por ahora a las 90 hectáreas”. Las evaluaciones realizadas demuestran que en estas fincas sevillanas ha aumentado significativamente la biodiversidad, tanto polinizadores como también depredadores de plagas de especial interés para la productividad del cultivo. También se han identificado endemismos ibéricos de gran valor, como la Mariposa Arlequín o algunas especies de Antophoras.

Felicidades a Asaja Sevilla con el deseo de que nuestra relación siga creciendo día a día.

 

Germán Canomanuel, responsable de relaciones corporativas en Syngenta España

Solo 5 especies de abejas entre las 20.000 que existen producen miel

asdf

Pocos insectos tienen la suerte de estar en la lista de animales considerados “amigables” por el hombre.
Una lista, todo hay que decirlo, injustamente corta. Las abejas, junto con mariquitas y mariposas, ocupan los primeros puestos gracias a su actividad como productoras de miel y de otros valiosos productos.

Pero quizás te sorprenda descubrir más cosas acerca del mundo de las abejas:
Solo 5 especies de abejas entre las 20.000 que existen producen miel.

De ellas Apis mellifera es la más abundante, y está distribuida por todo el planeta. Por cada euro que se genera con la venta de miel u otros productos apícolas se generan 20 euros gracias a la polinización de cultivos. No solo la abeja melífera poliniza, de hecho otras abejas solitarias lo hacen incluso más eficientemente. El grupo de los insectos polinizadores también incluye a abejorros, mariposas, sírfidos e incluso algunos coleópteros. Todos estos insectos polinizadores son tremendamente importantes para el medio ambiente y para la economía, ya que aproximadamente el 80% de los cultivos europeos dependen directamente de ellos.

Una tercera parte de los cultivos necesitan o se benefician de la actividad de los polinizadores
Sin embargo desde finales de la década de los 90 algunos grupos de investigación están alertando de la disminución de poblaciones de abejas meliferas, abejorros y abejas silvestres, que preocupa a apicultores, científicos e incluso al público en general. Al ser las abejas insectos, lo fácil y rápido es poner el foco en los productos insecticidas utilizados en la agricultura. Indudablemente, y a nivel general, estos productos diseñados para luchar contra insectos van a afectarles si no son utilizados correctamente, pero los científicos no han encontrado una única causa que explique por sí sola la desaparición de abejas. Con los datos de que se dispone el problema es más complejo: hay varias amenazas que atacan a la colmena por varios frentes (parásitos, enfermedades, depredadores, falta de fuentes de alimento, condiciones climáticas adversas), debilitándola hasta provocar su desaparición.

La importancia/ de cada amenaza no es igual en todo el mundo, ya que el clima, el paisaje o las diferentes prácticas apícolas y agrícolas de cada región también influyen en la salud de las abejas. Así, en Europa, se han encontrado cifras de mortalidad de las colmenas en invierno que varían del 3 al 30%.

Si quieres tener las ideas claras saber sobre lo que les pasa a las abejas puedes descargarte aquí más información.